Nuevas recetas

El brote de E. coli vinculado a la lechuga romana empeora con 31 más enfermos

El brote de E. coli vinculado a la lechuga romana empeora con 31 más enfermos

El 25 de abril, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades emitieron un comunicado de que la cantidad de personas enfermas con E. coli relacionada con la lechuga romana había aumentado en 31, contando un total de 84 casos reportados hasta el momento. brote de coli.

Además, tres estados más se han visto afectados: Colorado, Georgia y Dakota del Sur. Si bien no se han reportado muertes, nueve personas han sufrido un tipo de insuficiencia renal llamada síndrome urémico hemolítico.

"Esta es una cepa de bacteria muy virulenta", dijo James Rogers, director de investigación y pruebas de seguridad alimentaria en Consumer Reports, a Today. “Esto no es nada para jugar.

La última enfermedad conocida comenzó el 12 de abril, aunque los CDC señalan que las enfermedades de las últimas dos o tres semanas pueden haber ocurrido pero aún no se han informado.

El CDC dice que la investigación sobre la fuente del brote está en curso, aunque se ha relacionado con la lechuga romana procedente de Yuma, Arizona. La investigación aún no ha vinculado la lechuga con ningún productor o proveedor.

Se aconseja a los consumidores que no coman ninguna forma de lechuga romana sin confirmar que no se cultivó en la región de Yuma. Esto incluye cabezas y corazones enteros de lechuga romana, lechuga romana picada y ensaladas y mezclas para ensaladas que contienen lechuga romana.

Se instruye a los restaurantes y minoristas que no sirvan lechuga romana procedente de la región de Yuma, y ​​se les aconseja que pregunten a sus proveedores de dónde obtienen su lechuga. Algunos restaurantes, como la popular cadena de ensaladas Just Salad, han publicado declaraciones en las que aseguran a los clientes la seguridad de sus alimentos. Otros se han quedado callados. Los consumidores deben preguntar y confirmar con los restaurantes que la lechuga se obtiene de otro lugar, o pedir un elemento del menú sin lechuga romana.

Algunas tiendas de comestibles, como Meijer y Kroger, han asegurado a los clientes que se niegan a ofrecer lechuga procedente de Yuma hasta que termine el brote y que su lechuga es segura para comer. Otras tiendas han retirado la lechuga romana de los estantes por completo, según Consumer Reports.

Si compró lechuga romana y no está seguro de dónde provino, el CDC le aconseja que deseche la lechuga de inmediato, incluso si ha comido un poco sin enfermarse. Estos consejos están dirigidos específicamente a este brote, pero siempre hay precauciones que puede tomar para evitar la intoxicación alimentaria por ninguna fuente.


Los canadienses advirtieron que no comieran lechuga romana

Los funcionarios sugieren que las tiendas retiren los suministros y los consumidores desechen la lechuga romana en sus hogares debido al brote de E. Coli en Ontario y Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Actualizado el 21 de noviembre de 2018

Foto: Foto AP / Mark J. Terrill.

Los funcionarios de salud en los EE. UU. Y Canadá dijeron a las personas el martes que dejen de comer lechuga romana debido a un nuevo brote de E. coli.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Dijo que está trabajando con funcionarios de Canadá en el brote, que ha enfermado a 32 personas en 11 estados y a 18 personas en las provincias canadienses de Ontario y Quebec.

La cepa identificada es diferente a la relacionada con la lechuga romana a principios de este año, pero parece similar al brote del año pasado relacionado con las verduras de hoja verde.

El comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no tiene suficiente información para solicitar a los proveedores un retiro del mercado, pero sugirió que los supermercados y restaurantes deberían retirar la lechuga romana hasta que se pueda identificar la fuente de la contaminación. También se aconseja a las personas que tiren cualquier lechuga romana que tengan en casa.

Es probable que la lechuga contaminada todavía esté en el mercado, dijo Gottlieb a The Associated Press en una entrevista telefónica.

Dijo que la FDA quería emitir una advertencia antes de que las personas se reunieran para las comidas del Día de Acción de Gracias, donde el potencial de exposición podría aumentar.

& # 8220 Sentimos cierta presión para sacar conclusiones lo más rápido posible & # 8221, dijo.

En Canadá, los funcionarios emitieron advertencias similares a las dos provincias donde la gente estaba enferma. Dijeron que no había pruebas que sugirieran que personas en otras partes del país se hubieran visto afectadas. A la fecha, tanto Sobeys como Loblaws han retirado todos los productos de lechuga romana de sus estantes en todo el país, y Metro ha hecho lo mismo en sus tiendas.

La mayor parte de la lechuga romana que se vende en esta época del año se cultiva en California, dijo Gottlieb. La lechuga romana vinculada al brote de E. coli a principios de este año era de Yuma, Arizona. El agua de riego contaminada pareció ser la fuente de ese brote, que enfermó a unas 200 personas y mató a cinco.

La advertencia general # 8217 de la FDA sobre el brote actual es más amplia y directa que las emitidas en el brote anterior, dijo Robert Whitaker, director científico de Produce Marketing Association. En el brote anterior, las advertencias sobre la lechuga romana de Yuma podrían haber sido confusas, dijo.

Whitaker dijo que el grupo de la industria les dijo a los miembros que deberían cooperar con la FDA y dejar de suministrar lechuga romana, especialmente porque se les ha dicho a las personas que dejen de comprarla y comerla.

No se han reportado muertes en el brote actual, pero 13 personas en los EE. UU. Y seis en Canadá han sido hospitalizadas. La última enfermedad reportada en EE. UU. Fue el 31 de octubre, mientras que la enfermedad más reciente en Canadá fue a principios de este mes.

Rastrear la fuente de la lechuga contaminada puede ser difícil porque a menudo es reempaquetada por intermediarios, dijo Sarah Sorscher, subdirectora de asuntos regulatorios del Center for Science in the Public Interest. Eso puede significar que toda la industria se vea implicada en brotes, incluso si no todos los productos están contaminados.

& # 8220 Uno de los problemas con los productos es que puede ser muy difícil rastrearlo & # 8221, dijo.

Dijo que lavar la lechuga contaminada no garantizaba la eliminación de los gérmenes dañinos. Las infecciones por E. coli pueden causar síntomas que incluyen calambres estomacales severos, diarrea y vómitos. La mayoría de las personas se recuperan en una semana, pero algunas enfermedades pueden durar más y ser más graves.

Los funcionarios de salud también han estado recordando a las personas que manipulen y cocinen adecuadamente sus aves de Acción de Gracias en medio de un brote generalizado de salmonela relacionado con el pavo crudo. La semana pasada, Hormel retiró algunos paquetes de pavo molido Jennie-O que los reguladores pudieron vincular a una enfermedad.


Los canadienses advirtieron que no comieran lechuga romana

Los funcionarios sugieren que las tiendas retiren los suministros y los consumidores desechen la lechuga romana en sus hogares debido al brote de E. Coli en Ontario y Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Actualizado el 21 de noviembre de 2018

Foto: Foto AP / Mark J. Terrill.

Los funcionarios de salud en los EE. UU. Y Canadá dijeron a las personas el martes que dejen de comer lechuga romana debido a un nuevo brote de E. coli.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Dijo que está trabajando con funcionarios de Canadá en el brote, que ha enfermado a 32 personas en 11 estados y a 18 personas en las provincias canadienses de Ontario y Quebec.

La cepa identificada es diferente a la relacionada con la lechuga romana a principios de este año, pero parece similar al brote del año pasado relacionado con las verduras de hoja verde.

El comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no tiene suficiente información para solicitar a los proveedores un retiro del mercado, pero sugirió que los supermercados y restaurantes deberían retirar la lechuga romana hasta que se pueda identificar la fuente de la contaminación. También se aconseja a las personas que tiren cualquier lechuga romana que tengan en casa.

Es probable que la lechuga contaminada todavía esté en el mercado, dijo Gottlieb a The Associated Press en una entrevista telefónica.

Dijo que la FDA quería emitir una advertencia antes de que las personas se reunieran para las comidas de Acción de Gracias, donde el potencial de exposición podría aumentar.

& # 8220 Sentimos cierta presión para sacar conclusiones lo más rápido posible & # 8221, dijo.

En Canadá, los funcionarios emitieron advertencias similares a las dos provincias donde la gente estaba enferma. Dijeron que no había pruebas que sugirieran que personas en otras partes del país se hubieran visto afectadas. A la fecha, tanto Sobeys como Loblaws han retirado todos los productos de lechuga romana de sus estantes en todo el país, y Metro ha hecho lo mismo en sus tiendas.

La mayor parte de la lechuga romana que se vende en esta época del año se cultiva en California, dijo Gottlieb. La lechuga romana vinculada al brote de E. coli a principios de este año era de Yuma, Arizona. El agua de riego contaminada pareció ser la fuente de ese brote, que enfermó a unas 200 personas y mató a cinco.

La advertencia general # 8217 de la FDA sobre el brote actual es más amplia y directa que las emitidas en el brote anterior, dijo Robert Whitaker, director científico de Produce Marketing Association. En el brote anterior, las advertencias sobre la lechuga romana de Yuma podrían haber sido confusas, dijo.

Whitaker dijo que el grupo de la industria les dijo a los miembros que deberían cooperar con la FDA y dejar de suministrar lechuga romana, especialmente porque se les ha dicho a las personas que dejen de comprarla y comerla.

No se han reportado muertes en el brote actual, pero 13 personas en los EE. UU. Y seis en Canadá han sido hospitalizadas. La última enfermedad reportada en los EE. UU. Fue el 31 de octubre, mientras que la enfermedad más reciente en Canadá fue a principios de este mes.

Rastrear la fuente de la lechuga contaminada puede ser difícil porque a menudo es reempaquetada por intermediarios, dijo Sarah Sorscher, subdirectora de asuntos regulatorios en el Centro para la Ciencia en el Interés Público. Eso puede significar que toda la industria se vea implicada en brotes, incluso si no todos los productos están contaminados.

& # 8220 Uno de los problemas con los productos es que puede ser muy difícil rastrearlo & # 8221, dijo.

Dijo que lavar la lechuga contaminada no garantizaba la eliminación de los gérmenes dañinos. Las infecciones por E. coli pueden causar síntomas que incluyen calambres estomacales severos, diarrea y vómitos. La mayoría de las personas se recuperan en una semana, pero algunas enfermedades pueden durar más y ser más graves.

Los funcionarios de salud también han estado recordando a las personas que manipulen y cocinen adecuadamente sus aves de Acción de Gracias en medio de un brote generalizado de salmonela relacionado con el pavo crudo. La semana pasada, Hormel retiró algunos paquetes de pavo molido Jennie-O que los reguladores pudieron vincular a una enfermedad.


Los canadienses advirtieron que no comieran lechuga romana

Los funcionarios sugieren que las tiendas retiren los suministros y los consumidores desechen la lechuga romana en sus hogares debido al brote de E. Coli en Ontario y Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Actualizado el 21 de noviembre de 2018

Foto: Foto AP / Mark J. Terrill.

Los funcionarios de salud en los EE. UU. Y Canadá dijeron a las personas el martes que dejen de comer lechuga romana debido a un nuevo brote de E. coli.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Dijo que está trabajando con funcionarios de Canadá en el brote, que ha enfermado a 32 personas en 11 estados y a 18 personas en las provincias canadienses de Ontario y Quebec.

La cepa identificada es diferente a la relacionada con la lechuga romana a principios de este año, pero parece similar al brote del año pasado relacionado con las verduras de hoja verde.

El comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no tiene suficiente información para solicitar a los proveedores un retiro del mercado, pero sugirió que los supermercados y restaurantes deberían retirar la lechuga romana hasta que se pueda identificar la fuente de la contaminación. También se aconseja a las personas que tiren cualquier lechuga romana que tengan en casa.

Es probable que la lechuga contaminada todavía esté en el mercado, dijo Gottlieb a The Associated Press en una entrevista telefónica.

Dijo que la FDA quería emitir una advertencia antes de que las personas se reunieran para las comidas del Día de Acción de Gracias, donde el potencial de exposición podría aumentar.

& # 8220 Sentimos cierta presión para sacar conclusiones lo más rápido posible & # 8221, dijo.

En Canadá, los funcionarios emitieron advertencias similares a las dos provincias donde la gente estaba enferma. Dijeron que no había pruebas que sugirieran que personas en otras partes del país se hubieran visto afectadas. A la fecha, tanto Sobeys como Loblaws han retirado todos los productos de lechuga romana de sus estantes en todo el país, y Metro ha hecho lo mismo en sus tiendas.

La mayor parte de la lechuga romana que se vende en esta época del año se cultiva en California, dijo Gottlieb. La lechuga romana vinculada al brote de E. coli a principios de este año era de Yuma, Arizona. El agua de riego contaminada pareció ser la fuente de ese brote, que enfermó a unas 200 personas y mató a cinco.

La advertencia general de la FDA sobre el brote actual es más amplia y directa que las emitidas en el brote anterior, dijo Robert Whitaker, director científico de la Produce Marketing Association. En el brote anterior, las advertencias sobre la lechuga romana de Yuma podrían haber sido confusas, dijo.

Whitaker dijo que el grupo de la industria les dijo a los miembros que deberían cooperar con la FDA y dejar de suministrar lechuga romana, especialmente porque se les ha dicho a las personas que dejen de comprarla y comerla.

No se han reportado muertes en el brote actual, pero 13 personas en los EE. UU. Y seis en Canadá han sido hospitalizadas. La última enfermedad reportada en EE. UU. Fue el 31 de octubre, mientras que la enfermedad más reciente en Canadá fue a principios de este mes.

Rastrear la fuente de la lechuga contaminada puede ser difícil porque a menudo es reempaquetada por intermediarios, dijo Sarah Sorscher, subdirectora de asuntos regulatorios en el Centro para la Ciencia en el Interés Público. Eso puede significar que toda la industria se vea implicada en brotes, incluso si no todos los productos están contaminados.

& # 8220 Uno de los problemas con los productos es que puede ser muy difícil rastrearlo & # 8221, dijo.

Dijo que lavar la lechuga contaminada no garantizaba la eliminación de los gérmenes dañinos. Las infecciones por E. coli pueden causar síntomas que incluyen calambres estomacales severos, diarrea y vómitos. La mayoría de las personas se recuperan en una semana, pero algunas enfermedades pueden durar más y ser más graves.

Los funcionarios de salud también han estado recordando a las personas que manipulen y cocinen adecuadamente sus aves de Acción de Gracias en medio de un brote generalizado de salmonela relacionado con el pavo crudo. La semana pasada, Hormel retiró algunos paquetes de pavo molido Jennie-O que los reguladores pudieron vincular a una enfermedad.


Los canadienses advirtieron que no comieran lechuga romana

Los funcionarios sugieren que las tiendas retiren los suministros y que los consumidores desechen la lechuga romana en casa debido al brote de E. Coli en Ontario y Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Actualizado el 21 de noviembre de 2018

Foto: Foto AP / Mark J. Terrill.

Los funcionarios de salud en los EE. UU. Y Canadá dijeron a las personas el martes que dejen de comer lechuga romana debido a un nuevo brote de E. coli.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Dijo que está trabajando con funcionarios de Canadá en el brote, que ha enfermado a 32 personas en 11 estados y a 18 personas en las provincias canadienses de Ontario y Quebec.

La cepa identificada es diferente a la relacionada con la lechuga romana a principios de este año, pero parece similar al brote del año pasado relacionado con las verduras de hoja verde.

El comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no tiene suficiente información para solicitar a los proveedores un retiro del mercado, pero sugirió que los supermercados y restaurantes deberían retirar la lechuga romana hasta que se pueda identificar la fuente de la contaminación. También se aconseja a las personas que tiren cualquier lechuga romana que tengan en casa.

Es probable que la lechuga contaminada todavía esté en el mercado, dijo Gottlieb a The Associated Press en una entrevista telefónica.

Dijo que la FDA quería emitir una advertencia antes de que las personas se reunieran para las comidas del Día de Acción de Gracias, donde el potencial de exposición podría aumentar.

& # 8220 Sentimos cierta presión para sacar conclusiones lo más rápido posible & # 8221, dijo.

En Canadá, los funcionarios emitieron advertencias similares a las dos provincias donde la gente estaba enferma. Dijeron que no había pruebas que sugirieran que personas en otras partes del país se hubieran visto afectadas. A la fecha, tanto Sobeys como Loblaws han retirado todos los productos de lechuga romana de sus estantes en todo el país, y Metro ha hecho lo mismo en sus tiendas.

La mayor parte de la lechuga romana que se vende en esta época del año se cultiva en California, dijo Gottlieb. La lechuga romana vinculada al brote de E. coli a principios de este año era de Yuma, Arizona. El agua de riego contaminada pareció ser la fuente de ese brote, que enfermó a unas 200 personas y mató a cinco.

La advertencia general de la FDA sobre el brote actual es más amplia y directa que las emitidas en el brote anterior, dijo Robert Whitaker, director científico de la Produce Marketing Association. En el brote anterior, las advertencias sobre la lechuga romana de Yuma podrían haber sido confusas, dijo.

Whitaker dijo que el grupo de la industria les dijo a los miembros que deberían cooperar con la FDA y dejar de suministrar lechuga romana, especialmente porque se les ha dicho a las personas que dejen de comprarla y comerla.

No se han reportado muertes en el brote actual, pero 13 personas en los EE. UU. Y seis en Canadá han sido hospitalizadas. La última enfermedad reportada en EE. UU. Fue el 31 de octubre, mientras que la enfermedad más reciente en Canadá fue a principios de este mes.

Rastrear la fuente de la lechuga contaminada puede ser difícil porque a menudo es reempaquetada por intermediarios, dijo Sarah Sorscher, subdirectora de asuntos regulatorios en el Centro para la Ciencia en el Interés Público. Eso puede significar que toda la industria se vea implicada en brotes, incluso si no todos los productos están contaminados.

& # 8220 Uno de los problemas con los productos es que puede ser muy difícil rastrearlo & # 8221, dijo.

Dijo que lavar la lechuga contaminada no garantizaba la eliminación de los gérmenes dañinos. Las infecciones por E. coli pueden causar síntomas que incluyen calambres estomacales severos, diarrea y vómitos. La mayoría de las personas se recuperan en una semana, pero algunas enfermedades pueden durar más y ser más graves.

Los funcionarios de salud también han estado recordando a las personas que manipulen y cocinen adecuadamente sus aves de Acción de Gracias en medio de un brote generalizado de salmonela relacionado con el pavo crudo. La semana pasada, Hormel retiró algunos paquetes de pavo molido Jennie-O que los reguladores pudieron vincular a una enfermedad.


Los canadienses advirtieron que no comieran lechuga romana

Los funcionarios sugieren que las tiendas retiren los suministros y que los consumidores desechen la lechuga romana en casa debido al brote de E. Coli en Ontario y Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Actualizado el 21 de noviembre de 2018

Foto: Foto AP / Mark J. Terrill.

Los funcionarios de salud en los EE. UU. Y Canadá dijeron a las personas el martes que dejen de comer lechuga romana debido a un nuevo brote de E. coli.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Dijo que está trabajando con funcionarios de Canadá en el brote, que ha enfermado a 32 personas en 11 estados y a 18 personas en las provincias canadienses de Ontario y Quebec.

La cepa identificada es diferente a la relacionada con la lechuga romana a principios de este año, pero parece similar al brote del año pasado relacionado con las verduras de hoja verde.

El comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no tiene suficiente información para solicitar a los proveedores un retiro del mercado, pero sugirió que los supermercados y restaurantes deberían retirar la lechuga romana hasta que se pueda identificar la fuente de la contaminación. También se aconseja a las personas que tiren cualquier lechuga romana que tengan en casa.

Es probable que la lechuga contaminada todavía esté en el mercado, dijo Gottlieb a The Associated Press en una entrevista telefónica.

Dijo que la FDA quería emitir una advertencia antes de que las personas se reunieran para las comidas del Día de Acción de Gracias, donde el potencial de exposición podría aumentar.

& # 8220 Sentimos cierta presión para sacar conclusiones lo más rápido posible & # 8221, dijo.

En Canadá, los funcionarios emitieron advertencias similares a las dos provincias donde la gente estaba enferma. Dijeron que no había pruebas que sugirieran que personas en otras partes del país se hubieran visto afectadas. A la fecha, tanto Sobeys como Loblaws han retirado todos los productos de lechuga romana de sus estantes en todo el país, y Metro ha hecho lo mismo en sus tiendas.

La mayor parte de la lechuga romana que se vende en esta época del año se cultiva en California, dijo Gottlieb. La lechuga romana vinculada al brote de E. coli a principios de este año era de Yuma, Arizona. El agua de riego contaminada pareció ser la fuente de ese brote, que enfermó a unas 200 personas y mató a cinco.

La advertencia general # 8217 de la FDA sobre el brote actual es más amplia y directa que las emitidas en el brote anterior, dijo Robert Whitaker, director científico de Produce Marketing Association. En el brote anterior, las advertencias sobre la lechuga romana de Yuma podrían haber sido confusas, dijo.

Whitaker dijo que el grupo de la industria les dijo a los miembros que deberían cooperar con la FDA y dejar de suministrar lechuga romana, especialmente porque se les ha dicho a las personas que dejen de comprarla y comerla.

No se han reportado muertes en el brote actual, pero 13 personas en los EE. UU. Y seis en Canadá han sido hospitalizadas. La última enfermedad reportada en los EE. UU. Fue el 31 de octubre, mientras que la enfermedad más reciente en Canadá fue a principios de este mes.

Rastrear la fuente de la lechuga contaminada puede ser difícil porque a menudo es reempaquetada por intermediarios, dijo Sarah Sorscher, subdirectora de asuntos regulatorios del Center for Science in the Public Interest. Eso puede significar que toda la industria se vea implicada en brotes, incluso si no todos los productos están contaminados.

& # 8220 Uno de los problemas con los productos es que puede ser muy difícil rastrearlo & # 8221, dijo.

Dijo que lavar la lechuga contaminada no garantizaba la eliminación de los gérmenes dañinos. Las infecciones por E. coli pueden causar síntomas que incluyen calambres estomacales severos, diarrea y vómitos. La mayoría de las personas se recuperan en una semana, pero algunas enfermedades pueden durar más y ser más graves.

Los funcionarios de salud también han estado recordando a las personas que manipulen y cocinen adecuadamente sus aves de Acción de Gracias en medio de un brote generalizado de salmonela relacionado con el pavo crudo. La semana pasada, Hormel retiró algunos paquetes de pavo molido Jennie-O que los reguladores pudieron vincular a una enfermedad.


Los canadienses advirtieron que no comieran lechuga romana

Los funcionarios sugieren que las tiendas retiren los suministros y los consumidores desechen la lechuga romana en sus hogares debido al brote de E. Coli en Ontario y Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Actualizado el 21 de noviembre de 2018

Foto: Foto AP / Mark J. Terrill.

Los funcionarios de salud en los EE. UU. Y Canadá dijeron a las personas el martes que dejen de comer lechuga romana debido a un nuevo brote de E. coli.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Dijo que está trabajando con funcionarios de Canadá en el brote, que ha enfermado a 32 personas en 11 estados y a 18 personas en las provincias canadienses de Ontario y Quebec.

La cepa identificada es diferente a la relacionada con la lechuga romana a principios de este año, pero parece similar al brote del año pasado relacionado con las verduras de hoja verde.

El comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no tiene suficiente información para solicitar a los proveedores un retiro del mercado, pero sugirió que los supermercados y restaurantes deberían retirar la lechuga romana hasta que se pueda identificar la fuente de la contaminación. También se aconseja a las personas que tiren cualquier lechuga romana que tengan en casa.

Es probable que la lechuga contaminada todavía esté en el mercado, dijo Gottlieb a The Associated Press en una entrevista telefónica.

Dijo que la FDA quería emitir una advertencia antes de que las personas se reunieran para las comidas de Acción de Gracias, donde el potencial de exposición podría aumentar.

& # 8220 Sentimos cierta presión para sacar conclusiones lo más rápido posible & # 8221, dijo.

En Canadá, los funcionarios emitieron advertencias similares a las dos provincias donde la gente estaba enferma. Dijeron que no había pruebas que sugirieran que personas en otras partes del país se hubieran visto afectadas. A la fecha, tanto Sobeys como Loblaws han retirado todos los productos de lechuga romana de sus estantes en todo el país, y Metro ha hecho lo mismo en sus tiendas.

La mayor parte de la lechuga romana que se vende en esta época del año se cultiva en California, dijo Gottlieb. La lechuga romana vinculada al brote de E. coli a principios de este año era de Yuma, Arizona. El agua de riego contaminada pareció ser la fuente de ese brote, que enfermó a unas 200 personas y mató a cinco.

La advertencia general # 8217 de la FDA sobre el brote actual es más amplia y directa que las emitidas en el brote anterior, dijo Robert Whitaker, director científico de Produce Marketing Association. En el brote anterior, las advertencias sobre la lechuga romana de Yuma podrían haber sido confusas, dijo.

Whitaker dijo que el grupo de la industria les dijo a los miembros que deberían cooperar con la FDA y dejar de suministrar lechuga romana, especialmente porque se les ha dicho a las personas que dejen de comprarla y comerla.

No se han reportado muertes en el brote actual, pero 13 personas en los EE. UU. Y seis en Canadá han sido hospitalizadas. La última enfermedad reportada en EE. UU. Fue el 31 de octubre, mientras que la enfermedad más reciente en Canadá fue a principios de este mes.

Rastrear la fuente de la lechuga contaminada puede ser difícil porque a menudo es reempaquetada por intermediarios, dijo Sarah Sorscher, subdirectora de asuntos regulatorios en el Centro para la Ciencia en el Interés Público. Eso puede significar que toda la industria se vea implicada en brotes, incluso si no todos los productos están contaminados.

& # 8220 Uno de los problemas con los productos es que puede ser muy difícil rastrearlo & # 8221, dijo.

Dijo que lavar la lechuga contaminada no garantizaba la eliminación de los gérmenes dañinos. Las infecciones por E. coli pueden causar síntomas que incluyen calambres estomacales severos, diarrea y vómitos. La mayoría de las personas se recuperan en una semana, pero algunas enfermedades pueden durar más y ser más graves.

Los funcionarios de salud también han estado recordando a las personas que manipulen y cocinen adecuadamente sus aves de Acción de Gracias en medio de un brote generalizado de salmonela relacionado con el pavo crudo. La semana pasada, Hormel retiró algunos paquetes de pavo molido Jennie-O que los reguladores pudieron vincular a una enfermedad.


Los canadienses advirtieron que no comieran lechuga romana

Los funcionarios sugieren que las tiendas retiren los suministros y los consumidores desechen la lechuga romana en sus hogares debido al brote de E. Coli en Ontario y Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Actualizado el 21 de noviembre de 2018

Foto: Foto AP / Mark J. Terrill.

Los funcionarios de salud en los EE. UU. Y Canadá dijeron a las personas el martes que dejen de comer lechuga romana debido a un nuevo brote de E. coli.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Dijo que está trabajando con funcionarios de Canadá en el brote, que ha enfermado a 32 personas en 11 estados y a 18 personas en las provincias canadienses de Ontario y Quebec.

La cepa identificada es diferente a la relacionada con la lechuga romana a principios de este año, pero parece similar al brote del año pasado relacionado con las verduras de hoja verde.

El comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no tiene suficiente información para solicitar a los proveedores un retiro del mercado, pero sugirió que los supermercados y restaurantes deberían retirar la lechuga romana hasta que se pueda identificar la fuente de la contaminación. También se aconseja a las personas que tiren cualquier lechuga romana que tengan en casa.

Es probable que la lechuga contaminada todavía esté en el mercado, dijo Gottlieb a The Associated Press en una entrevista telefónica.

Dijo que la FDA quería emitir una advertencia antes de que las personas se reunieran para las comidas del Día de Acción de Gracias, donde el potencial de exposición podría aumentar.

& # 8220 Sentimos cierta presión para sacar conclusiones lo más rápido posible & # 8221, dijo.

En Canadá, los funcionarios emitieron advertencias similares a las dos provincias donde la gente estaba enferma. Dijeron que no había pruebas que sugirieran que personas en otras partes del país se hubieran visto afectadas. A la fecha, tanto Sobeys como Loblaws han retirado todos los productos de lechuga romana de sus estantes en todo el país, y Metro ha hecho lo mismo en sus tiendas.

La mayor parte de la lechuga romana que se vende en esta época del año se cultiva en California, dijo Gottlieb. La lechuga romana vinculada al brote de E. coli a principios de este año era de Yuma, Arizona. El agua de riego contaminada pareció ser la fuente de ese brote, que enfermó a unas 200 personas y mató a cinco.

La advertencia general de la FDA sobre el brote actual es más amplia y directa que las emitidas en el brote anterior, dijo Robert Whitaker, director científico de la Produce Marketing Association. En el brote anterior, las advertencias sobre la lechuga romana de Yuma podrían haber sido confusas, dijo.

Whitaker dijo que el grupo de la industria les dijo a los miembros que deberían cooperar con la FDA y dejar de suministrar lechuga romana, especialmente porque se les ha dicho a las personas que dejen de comprarla y comerla.

No se han reportado muertes en el brote actual, pero 13 personas en los EE. UU. Y seis en Canadá han sido hospitalizadas. La última enfermedad reportada en los EE. UU. Fue el 31 de octubre, mientras que la enfermedad más reciente en Canadá fue a principios de este mes.

Rastrear la fuente de la lechuga contaminada puede ser difícil porque a menudo es reempaquetada por intermediarios, dijo Sarah Sorscher, subdirectora de asuntos regulatorios del Center for Science in the Public Interest. Eso puede significar que toda la industria se vea implicada en brotes, incluso si no todos los productos están contaminados.

& # 8220 Uno de los problemas con los productos agrícolas es que puede ser muy difícil rastrearlo & # 8221, dijo.

Ella dijo que lavar la lechuga contaminada no garantiza que se eliminen los gérmenes dañinos. Las infecciones por E. coli pueden causar síntomas que incluyen calambres estomacales severos, diarrea y vómitos. La mayoría de las personas se recuperan en una semana, pero algunas enfermedades pueden durar más y ser más graves.

Los funcionarios de salud también han estado recordando a las personas que manipulen y cocinen adecuadamente sus aves de Acción de Gracias en medio de un brote generalizado de salmonela relacionado con el pavo crudo. La semana pasada, Hormel retiró algunos paquetes de pavo molido Jennie-O que los reguladores pudieron vincular a una enfermedad.


Los canadienses advirtieron que no comieran lechuga romana

Los funcionarios sugieren que las tiendas retiren los suministros y que los consumidores desechen la lechuga romana en casa debido al brote de E. Coli en Ontario y Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Actualizado el 21 de noviembre de 2018

Foto: Foto AP / Mark J. Terrill.

Los funcionarios de salud en los EE. UU. Y Canadá dijeron a las personas el martes que dejen de comer lechuga romana debido a un nuevo brote de E. coli.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. Dijo que está trabajando con funcionarios de Canadá en el brote, que ha enfermado a 32 personas en 11 estados y a 18 personas en las provincias canadienses de Ontario y Quebec.

La cepa identificada es diferente a la relacionada con la lechuga romana a principios de este año, pero parece similar al brote del año pasado relacionado con las verduras de hoja verde.

El comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo que la agencia no tiene suficiente información para pedir a los proveedores un retiro del mercado, pero sugirió que los supermercados y restaurantes deberían retirar la lechuga romana hasta que se pueda identificar la fuente de la contaminación. También se aconseja a las personas que tiren cualquier lechuga romana que tengan en casa.

Es probable que la lechuga contaminada todavía esté en el mercado, dijo Gottlieb a The Associated Press en una entrevista telefónica.

Dijo que la FDA quería emitir una advertencia antes de que las personas se reunieran para las comidas de Acción de Gracias, donde el potencial de exposición podría aumentar.

& # 8220 Sí sentimos cierta presión para sacar conclusiones lo más rápido posible & # 8221, dijo.

En Canadá, los funcionarios emitieron advertencias similares a las dos provincias donde la gente estaba enferma. Dijeron que no había pruebas que sugirieran que personas en otras partes del país se hubieran visto afectadas. As of today, both Sobeys and Loblaws have pulled all romaine products from their shelves nationwide, with Metro following suit in their stores.

Most romaine sold this time of year is grown in California, Gottlieb said. The romaine lettuce linked to the E. coli outbreak earlier this year was from Yuma, Arizona. Tainted irrigation water appeared to be the source of that outbreak, which sickened about 200 people and killed five.

The FDA’s blanket warning in the current outbreak is broader and more direct than the ones issued in the earlier outbreak, said Robert Whitaker, chief science officer for the Produce Marketing Association. In the earlier outbreak, the warnings about romaine from Yuma might have been confusing, he said.

Whitaker said the industry group told members they should co-operate with the FDA and stop supplying romaine lettuce, especially since people have been told to stop buying and eating it.

No deaths have been reported in the current outbreak, but 13 people in the U.S. and six in Canada have been hospitalized. The last reported U.S. illness was on Oct. 31, while and the most recent illness in Canada was early this month.

Tracing the source of contaminated lettuce can be difficult because it’s often repackaged by middlemen, said Sarah Sorscher, deputy director of regulatory affairs at the Center for Science in the Public Interest. That can mean the entire industry becomes implicated in outbreaks, even if not all products are contaminated.

“One of the problems with produce is that it can be very hard to trace back,” she said.

She said washing contaminated lettuce won’t ensure that harmful germs are killed. Infections from E. coli can cause symptoms including severe stomach cramps, diarrhea and vomiting. Most people recover within a week, but some illnesses can last longer and be more severe.

Health officials have also been reminding people to properly handle and cook their Thanksgiving birds amid a widespread salmonella outbreak linked to raw turkey. Last week, Hormel recalled some packages of Jennie-O ground turkey that regulators were able to tie to an illness.


Canadians Warned Not To Eat Romaine Lettuce

Officials suggest stores withdraw supplies and consumers throw out romaine lettuce at home due to outbreak of E. Coli in Ontario and Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Updated November 21, 2018

Photo: AP Photo/Mark J. Terrill.

Health officials in the U.S. and Canada told people Tuesday to stop eating romaine lettuce because of a new E. coli outbreak.

The U.S. Food and Drug Administration said it is working with officials in Canada on the outbreak, which has sickened 32 people in 11 states and 18 people in the Canadian provinces of Ontario and Quebec.

The strain identified is different than the one linked to romaine earlier this year but appears similar to last year’s outbreak linked to leafy greens.

FDA Commissioner Scott Gottlieb said the agency doesn’t have enough information to ask suppliers for a recall, but he suggested that supermarkets and restaurants should withdraw romaine until the source of the contamination can be identified. People are also being advised to throw out any romaine they have at home.

The contaminated lettuce is likely still on the market, Gottlieb told The Associated Press in a phone interview.

He said FDA wanted to issue a warning before people gathered for Thanksgiving meals, where the potential for exposure could increase.

“We did feel some pressure to draw conclusions as quickly as we could,” he said.

In Canada, officials issued similar warnings to the two provinces where people were sickened. They said there was no evidence to suggest people in other parts of the country had been affected. As of today, both Sobeys and Loblaws have pulled all romaine products from their shelves nationwide, with Metro following suit in their stores.

Most romaine sold this time of year is grown in California, Gottlieb said. The romaine lettuce linked to the E. coli outbreak earlier this year was from Yuma, Arizona. Tainted irrigation water appeared to be the source of that outbreak, which sickened about 200 people and killed five.

The FDA’s blanket warning in the current outbreak is broader and more direct than the ones issued in the earlier outbreak, said Robert Whitaker, chief science officer for the Produce Marketing Association. In the earlier outbreak, the warnings about romaine from Yuma might have been confusing, he said.

Whitaker said the industry group told members they should co-operate with the FDA and stop supplying romaine lettuce, especially since people have been told to stop buying and eating it.

No deaths have been reported in the current outbreak, but 13 people in the U.S. and six in Canada have been hospitalized. The last reported U.S. illness was on Oct. 31, while and the most recent illness in Canada was early this month.

Tracing the source of contaminated lettuce can be difficult because it’s often repackaged by middlemen, said Sarah Sorscher, deputy director of regulatory affairs at the Center for Science in the Public Interest. That can mean the entire industry becomes implicated in outbreaks, even if not all products are contaminated.

“One of the problems with produce is that it can be very hard to trace back,” she said.

She said washing contaminated lettuce won’t ensure that harmful germs are killed. Infections from E. coli can cause symptoms including severe stomach cramps, diarrhea and vomiting. Most people recover within a week, but some illnesses can last longer and be more severe.

Health officials have also been reminding people to properly handle and cook their Thanksgiving birds amid a widespread salmonella outbreak linked to raw turkey. Last week, Hormel recalled some packages of Jennie-O ground turkey that regulators were able to tie to an illness.


Canadians Warned Not To Eat Romaine Lettuce

Officials suggest stores withdraw supplies and consumers throw out romaine lettuce at home due to outbreak of E. Coli in Ontario and Quebec.

Candice Choi, The Associated Press Updated November 21, 2018

Photo: AP Photo/Mark J. Terrill.

Health officials in the U.S. and Canada told people Tuesday to stop eating romaine lettuce because of a new E. coli outbreak.

The U.S. Food and Drug Administration said it is working with officials in Canada on the outbreak, which has sickened 32 people in 11 states and 18 people in the Canadian provinces of Ontario and Quebec.

The strain identified is different than the one linked to romaine earlier this year but appears similar to last year’s outbreak linked to leafy greens.

FDA Commissioner Scott Gottlieb said the agency doesn’t have enough information to ask suppliers for a recall, but he suggested that supermarkets and restaurants should withdraw romaine until the source of the contamination can be identified. People are also being advised to throw out any romaine they have at home.

The contaminated lettuce is likely still on the market, Gottlieb told The Associated Press in a phone interview.

He said FDA wanted to issue a warning before people gathered for Thanksgiving meals, where the potential for exposure could increase.

“We did feel some pressure to draw conclusions as quickly as we could,” he said.

In Canada, officials issued similar warnings to the two provinces where people were sickened. They said there was no evidence to suggest people in other parts of the country had been affected. As of today, both Sobeys and Loblaws have pulled all romaine products from their shelves nationwide, with Metro following suit in their stores.

Most romaine sold this time of year is grown in California, Gottlieb said. The romaine lettuce linked to the E. coli outbreak earlier this year was from Yuma, Arizona. Tainted irrigation water appeared to be the source of that outbreak, which sickened about 200 people and killed five.

The FDA’s blanket warning in the current outbreak is broader and more direct than the ones issued in the earlier outbreak, said Robert Whitaker, chief science officer for the Produce Marketing Association. In the earlier outbreak, the warnings about romaine from Yuma might have been confusing, he said.

Whitaker said the industry group told members they should co-operate with the FDA and stop supplying romaine lettuce, especially since people have been told to stop buying and eating it.

No deaths have been reported in the current outbreak, but 13 people in the U.S. and six in Canada have been hospitalized. The last reported U.S. illness was on Oct. 31, while and the most recent illness in Canada was early this month.

Tracing the source of contaminated lettuce can be difficult because it’s often repackaged by middlemen, said Sarah Sorscher, deputy director of regulatory affairs at the Center for Science in the Public Interest. That can mean the entire industry becomes implicated in outbreaks, even if not all products are contaminated.

“One of the problems with produce is that it can be very hard to trace back,” she said.

She said washing contaminated lettuce won’t ensure that harmful germs are killed. Infections from E. coli can cause symptoms including severe stomach cramps, diarrhea and vomiting. Most people recover within a week, but some illnesses can last longer and be more severe.

Health officials have also been reminding people to properly handle and cook their Thanksgiving birds amid a widespread salmonella outbreak linked to raw turkey. Last week, Hormel recalled some packages of Jennie-O ground turkey that regulators were able to tie to an illness.


Ver el vídeo: Brote de sigue cobrando víctimas en EEUU. Al Rojo Vivo. Telemundo (Enero 2022).